Cuando vamos a comprarnos una cámara muchos de nosotros podemos llegar a dedicar horas y horas navegando en foros, leyendo reseñas y analizando imágenes pixel a pixel, pero una vez tenemos la cámara, y asumido que todos sabemos lo interesante que es disparar en RAW, seguimos utilizando la misma aplicación de procesado de “toda la vida”. Es fácil dejarnos llevar por la comodidad de trabajar con algo que ya conocemos, hacer caso a argumentos vacíos como “la de Adobe tiene que ser la mejor”, o limitarnos a utilizar el que venga de serie entre las aplicaciones de la cámara, pero dar con una aplicación de procesado RAW que sea capaz de exprimir al máximo la calidad de nuestra cámara es tan importante como la elección de la cámara en si.

Ahora, gracias al esfuerzo de Hugo Rodríguez analizando las últimas versiones de las principales aplicaciones de procesado RAW disponibles en el mercado para Windows y Mac podemos empezar a hacer las cosas bien (o congratularnos de que ya las habíamos bien). En su extenso artículo, El revelado de RAW perfecto, Hugo valora aspectos como la respuesta de color general, definición, tratamiento de las altas luces y brillos especulares, recuperación de luces quemadas o reducción del ruido de las aplicaciones Aperture 2.2, Lightroom 2.4/Camera RAW 5.4, Capture One 4.8.1, Bibble 5 Pro Beta, DxO Optics Pro 5.4, Nikon Capture NX 2.2, Raw Developer 1.8.2, Silkypix Studio 3.0, DCRAW 8.89 y UFRAW 0.15.

¿El resultado? Será mejor que leáis la versión completa pero si buscáis una respuesta rápida, Capture One 4 Pro es el caballo ganador (con diferencia) en términos de calidad de imagen mientras que Bibble 5 Pro y Aperture 2.2 se disputan el segundo puesto (el primero gana en productividad y el segundo en calidad). La sorpresa final la dan precisamente las soluciones de Adobe, Lightroom y el plugin Camera RAW de Photoshop, relegadas a un sexto lugar y demostrando que no es oro todo lo que reluce.

PD: Por si os interesa, Capture One era mi aplicación preferida hasta que di el salto a Mac y empecé a flirtear con Aperture. Más tarde, tras la salida de Lightroom 2 empecé a utilizarlo por su velocidad (no en el procesado, sino en el manejo de la aplicación en si) e interfaz aunque siempre a disgusto del efecto “acuarela” y del feo ruido digital que deja en las fotos cuando se aprecian al 100% de tamaño. Ahora, voy a volver a ver si me aclaro con la nueva interfaz de Capture One y me lanzo a por él.

Comparativa | El revelado de RAW perfecto