¡Horror! Por si no teníamos con las fotografías HDR ahora va y nos topamos con el vídeo. Soviet Montage, una empresa de producción de vídeo de San Francisco, se las ha ingeniado para grabar vídeo de alto rango dinámico utilizando un divisor de rayos (el mismo sistema utilizado en las películas Technicolor para grabar cada espectro de color en un rollo diferente) y dos cámaras réflex Canon 5D Mark II que capturan la misma escena con dos exposiciones diferentes para fundirlas más tarde en una sola de forma digital.

En realidad no tengo ningún problema con el HDR, lo que me da repelús es el tone mapping. La ampliación del rango dinámico entendida simplemente como capturar más información durante la exposición para conservar el detalle tanto en las sombras como en las altas luces me parece estupendo (y el iPhone 4 lo hace genial desde su última actualización).

Lo malo es que esta técnica suele emplearse con fines diabólicos convirtiendo cualquier imagen en “una pesadilla del Mago de Oz con llamativos colores que incluso devolvería a Michael Jackson a su tumba” (descripción copyright de Wired) así que no os extrañéis si pronto empezáis a ver montones de vídeos que llevan demasiado lejos el look de 300. ¿Lo bueno? Pues según los chicos de Soviet Montage, su técnica permite reducir considerablemente el equipo de iluminación necesario durante los rodajes (incluso a plena luz del día).

Vía | Wired (¡Gracias a Carlos Paramio por el enlace!)