Sigma ha absorbido a Foveon, responsable de los peculiares sensores de tres capas Foveon X3 utilizados por la compañía por primera vez en la réflex digital SD9 en 2002 y mantenidos hasta la actualidad en modelos como la SD15 o la compacta DP2.

Los sensores Foveon están formados por tres capas apiladas verticalmente, cada una de las cuales es sensible a uno de los colores primarios RGB. Mientras tanto, los sensores CMOS o CCD, mucho más extendidos en el mercado, utilizan una única capa con una máscara de Bayer formando cada pixel con 4 sensores adyacentes (1 rojo, 1 azul y 2 verdes). Algunas de las supuestas ventajas de esta tecnología frente a las tradicionales es que (repito, supuestamente) permite obtener un color más real y texturas más detalladas sin la aparición de artefactos, aunque por contra, también tiende a generar más ruido en exposiciones largas.

Hasta la fecha, pocas compañías a excepción de Sigma han confiado o dedicado su atención a esta tecnología y nuevo este movimiento empresarial probablemente no haga sino dificultar más aún su proliferación. Quien sabe, puede que Sigma se anime a ampliar su catálogo de cámaras ahora que tiene unas cuantas fábricas de sensores en cartera.

Vía | Sigma y Foveon