Nikon ha publicado hoy los resultados económicos de su segundo trimestre anual con un balance bastante satisfactorio en la División de Productos de Imagen pese a la crisis económica internacional iniciada en los EE.UU. En total las ventas se han incrementado un 24.8% respecto al mismo período del año anterior generando 337.205 millones de yenes, con unos beneficios netos de 41.986 millones de yenes (un 8.3% más).

La compañía ha registrado un significativo incremento de las ventas de cámaras réflex digitales en toda su línea de productos. Desde los modelos introductorios como la D40 y la D60, hasta la D300 pasando por las nuevas incorporaciones de la D700 y la D90. Las compactas también disfrutan de buena salud, particularmente la nueva serie S y la serie P, con modelos como la COOLPIX S600 y P80 lanzadas en marzo.

En cuanto a la venta de objetivos intercambiables, esta ha recibido un fuerte empujón gracias a los kits incluidos junto a las réflex y el éxito de objetivos como el AF-S DX VR Zoom-NIKKOR ED18-200mm f/3.5-5.6G (IF).

Según indica Nikon, sus próximos esfuerzos se centrarán en mejorar las ventas, marketing y servicios en el mercado ruso con la creación en julio de la subsidiaria Nikon (Russia) LLC, así como con la mejora de sus servicios online.