Lo de hacer fotografías en invierno está muy bien y todo eso pero, reconozcámoslo, para los más frioleros puede ser un auténtico martirio. Puedes abrigarte todo lo que quieras pero las manos son un problema: si no utilizas guantes se te congelan y si lo haces descubres en seguida que los pequeños controles de la cámara no están diseñados para utilizarse con tus guantes de esquiar.

La solución de baja tecnología más común desde tiempos ancestrales son los mitones, esos guantes que dejan al descubierto los dedos, pero como nosotros somos muy cucos y la gente de Etre Touchy muy lista, aquí os traigo la última vuelta de tuerca a tan clásica prenda: unos mitones que cubren todos los dedos a excepción del índice y el pulgar, precisamente los dos que necesitamos para manejar con precisión la cámara (o el famoso iPhone, que es para el que han sido originalmente diseñados).

Se venden a través de Internet y su precio ronda los 18 euros con gastos de envío incluidos pero si la cifra te parece excesiva, nada te impide sacar del cajón tus guantes preferidos y practicarles una rápida intervención quirúrgica con las tijeras que tengas más a mano. Yo ya tengo unos y no salgo de casa sin ellos aunque es una sensación curiosa esa de tener las manos calentitas y sentir el viento gélido en los dedos al aire. :)

Publicado originalmente en ParaSaber.com