Un tema recurrente desde que lo analógico dejó paso a lo digital es la gastada discusión acerca de si las obras de los grandes maestros de la fotografía de antaño tienen más valor que las producidas en un mundo en el que cualquiera puede acceder a herramientas tan poderosas para manipular la realidad como Photoshop. Para algunos puristas, una auténtica fotografía tan sol depende de tres factores: tema, composición y exposición. Incluir el retoque en la mezcla es hacer trampa. Así de claro.

Pero claro, ¿que pasa cuando le echas un vistazo a las instrucciones que Richard Avedon le daba al técnico del cuarto oscuro para que revelase sus fotografías y descubres que tienen bastante de retoque? Señores, las herramientas de Photoshop solo adaptan a la era digital (muchas veces con el mismo nombre) las técnicas de manipulación del cuarto oscuro. ¡Hasta el mismísimo Ansel Adams escribió un libro (The Print) al respecto!

En fin, pasando a un capítulo mucho más escabroso, el de la alteración directa de los elementos de una escena, os dejo con algunos ejemplos realmente curiosos de la era Prephotoshop.

En torno a 1860. Este icónico retrato del presidente de los EE.UU. Abraham Lincoln es una composición con la cabeza de Lincoln sobre el cuerpo del político sureño John Calhoun. Para poner esto en contexto, es importante recordar que la fotografías más antigua que se conserva data de 1826.

En torno a 1864. Más elaborada aún es esta fotografía del General Ulysses S. Grant frente a sus tropas en Virginia durante la Guerra Civil compuesta a partir de tres fotografías diferentes: 1. La cabeza es de un retrato de Grant. 2. El caballo y el cuerpo pertenecen al General Alexander M. McCook y 3. El fondo es de los prisioneros confederados capturados en la batalla de Fisher’s Hill.

En torno a 1930. Stalin acostumbraba a utilizar el tampón clonar sobre sus enemigos para eliminarlos de las fotografías.

1936. Mao Tse-tung (derecha) hizo que quitasen a Po Ku (izquierda) de la fotografía original.

1937. Adolf Hitler ordenó eliminar a Joseph Goebbels (el segundo por la derecha) de la fotografía original. Sigue sin estar claro el motivo por el que Goebbels perdió el favor de Hitler.

Photoshop, ¿quién necesita Photoshop?

Vía | Chase Jarvis y Photo Tampering Throughout History