Según ha declarado un empleado de la compañía a Yahoo! News cuando se le preguntó por la nueva EOS 5D Mark II, “Estoy realmente frustrado por que una vez más, los ingenieros de Canon han tenido que seguir los dictámenes de los departamentos de marketing y su carrera por los megapíxeles. Tienen la tecnología para borrar del mapa a la competencia adaptando las novedades del sensor de la 50D al formato completo. Aunque aún no se ha hecho ninguna prueba formal sobre el nuevo modelo, a judgar por las especificaciones y la tecnología utilizada, parece que es tan buena o mala como la competencia. No los supera de lejos.”

Sobre el modelo anterior, la 5D original, el mismo empleado anónimo ha comentado: “La calidad de imagen de la 5D original es tan buena que sigue siendo comparable a la Nikon D700 auqnue esta sea tres años más joven. Yo esperaba dos nuevas cámaras. Una que renovase la 5D manteniendo el mismo número de megapíxeles con un sensor significativamente mejorado combinado con el nuevo procesador y todos los extras como los micro ajustes del enfoque, el control del viñeteo, el sistema de limpieza, un cuerpo sellado mejor y una actualización del sistema de enfoque. La otra cámara podría ser una revolución de la 5D con un sensor completamente rediseñado, dos procesadores para conseguir más fotogramas por segundo y otras cosas como un sistema de enfoque ‘cercano’ al nivel de las profesionales para proteger la serie 1D y la segmentación de modelos.”

Sin embargo, no todos son palos para el nuevo modelo: “Para ser honestos, yo esperaba una actualización mayor, pero es evidente que no pueden satisfacernos a todos con un único modelo. En general creo que Canon lo ha hecho bastante bien respecto a sus competidores, siendo el relevo de la 5D (al menos sobre el papel) una digna adversaria”.

Mi opinión en este asunto no puede ser más clara, y si bien no comparto en absoluto la desgana mostrada por algunos hacia el nuevo modelo (que considero muy interesante, también sobre el papel, claro), es evidente que se me ocurren al menos diez aspectos que quisiera ver mejorados antes de que Nikon, Canon y compañía continúen esta loca carrera que en realidad parece decidida a concluir antes de lo que esperamos. Al final todo caerá por su propio peso y cuando la masa crítica de aficionados y profesionales dejemos de demandar cámaras cuyas imágenes nos cuestan más y más trabajo manipular y almacenar, los ingenieros tendrán las manos libres para andar nuevos senderos.

Vía | Fernando Cabo Fotografía