Con la Nikon D90 sonaron las primeras trompetas pero la mayoría de la gente tomó la llegada del vídeo a la fotografía réflex como una curiosa novedad más que con una amenaza. Ahora, apenas unas semanas después, la grabación de vídeo entra de lleno en el segmento profesional con la nueva Canon EOS 5D Mark II y lo hace, al menos para los más pesimistas, como si de uno de los jinetes del apocalipsis se tratase.

Algunos de sus temores tienen bastante fundamento y el peligro de que las agencias y medios lleguen a plantearse si realmente necesitan dos personas para hacer el trabajo de una sola es tan real como la crisis económica en la que estamos metidos. En el mundo profesional, duro y competitivo, aquellos cámaras y/o fotógrafos que sepan hacer valer su trabajo podrán respirar algo más tranquilos pero los trabajadores “anónimos”, realmente hacen bien en preocuparse. La prensa y la televisión, al menos la de calidad, siempre exigirá un nivel que difícilmente podrá proporcionar uno de estos “hombres orquesta”, no por ser nadie mejor que nadie, sino por algo tan sencillo como el viejo dicho español: “No se puede estar en misa y replicando”. O te concentras en buscar el encuadre y el momento perfecto, o te pones a grabar lo que sucede. Son dos cosas, dos lenguajes bien distintos que aunque puedan plasmarse con un mismo equipo, seguirán requiriendo en la mayor parte de los casos de dos personas centradas en hacerlo posible.

En cuanto al fotógrafo aficionado o avanzado cuyo plato de comida esté en otro sector, esta nueva tecnología debe ser abrazada con total alegría. No solo nos ahorramos un aparatejo del que ir arrastrando por nuestros viajes y aventuras, también ganamos en opciones. El poder grabar vídeo con una réflex es un auténtico sueño para cualquier videografo aficionado ya que por una decima parte del dinero, puedes acceder a toda la versatilidad y calidad de las ópticas intercambiables haciendo con el cine lo que la fotografía digital ya hizo con la analógica: democratizarla. Ya veréis, ya, cuando empiecen a salir de entre las piedras tantos talentos como fotógrafos de calidad hay en Flickr.

Y una última cosa para unos y otros. No temáis por la fotografía. Las nuevas opciones solo son eso, opciones, y nunca podrán arrebatarnos el verdadero espíritu de capturar en un instante lo que solo han visto nuestros ojos.

Actualización: Mauro de Fotomaf habla también de este tema en La muerte del instante decisivo con una opinión muy similar a la mía. Además, también menciona sendos artículos de Xataka Foto (en oposición de mis argumentos) y Soitu (con un mix de opiniones). Muy interesantes todos ellos.